Campaña contra el tráfico de Tortugas Terrestres en Argentina – Tu casa no es mi casa -

<<<<<<< FIRMAR AHORA LA PETICIÓN:  >>>>>>>

https://www.hagamoseco.org/p/tucasanoesmicasa

tortuga-tererestre-chilensis-extincion-2

Cuidemos nuestra fauna, no compren tortugas ni animales silvestres. No las estás salvando, estás matando a más de 100 por cada una que compras.

Algunos artículos sobre el tráfico de fauna ilegal, y los problemas que eso conlleva:

LAS TORTUGAS COMO MASCOTAS CASERAS

Las tortugas más solicitadas como mascotas son las crías y los individuos juveniles, ya que las placas en formación otorgan al caparazón un aspecto atractivo y colorido. Además, su menor tamaño facilita su tenencia en casas y departamentos. Precisamente en este período de la vida, las tortugas son más vulnerables. En efecto, aproximadamente el 80% de los animales mueren antes de cumplir el tercer año de cautiverio. Las causas de muerte son muy variadas. Se destacan las enfermedades infecciosas, como ciertas salmonelosis -incluso es desaconsejable la tenencia de estas mascotas por la posibilidad de contagio a niños-, y las patologías directamente relacionadas con déficits alimenticios, que provocan desde cegueras, hasta malformaciones del caparazón que no llega a solidificarse, atrofias musculares, afecciones pulmonares, entre muchas otras. Por otra parte, las tortugas son por su tamaño muy susceptibles a los accidentes domésticos. Es frecuente la muerte por aplastamiento, por ataques de otras mascotas como perros y gatos, e incluso por caídas desde edificios altos. Igualmente importantes son los cambios metabólicos causados por la alteración del ciclo natural de hibernación, debido a las calefacción de las viviendas humanas.

trafico ilegal tortugas

La oferta de tortugas como animales domésticos se estima en el orden de los 70.000 ejemplares por año. A pesar de lo abultado de esta cifra, la demanda es, todavía, mucho mayor. En una encuesta realizada sobre 500 habitantes de la ciudad de Buenos Aires, se pudo determinar que más del 60% tienen o tuvieron alguna vez tortugas como mascotas. El tráfico ilegal de tortugas en la Argentina se sitúa en torno a los 50.000 individuos por año. A esto habría que añadir la exportación -realizada, frecuentemente, desde países vecinos donde la legislación es mucho menos severa- a los Estados Unidos o a los países de la Unión Europea.

tortuga-cautiverio-trafico-ilegal-tigre

Muchos de los ejemplares involucrados en este comercio proceden de criaderos localizados, llamativamente, en las mejores zonas tortugueras de Córdoba, Mendoza y Santiago del Estero. Se sabe que a tales establecimientos llegan las tortugas recogidas en el campo por los lugareños -frecuentemente, personas de bajo nivel económico- e incluso los huevos procedentes de las poblaciones salvajes para que sean incubados. En determinadas zonas rurales, es posible encontrar a niños ofertando tortugas a los viajeros que transitan por las rutas.

Aunque es evidente que la total eliminación de estas actividades es muy difícil, el empeño que durante los últimos años han mostrado las autoridades competentes y las organizaciones conservacionistas, ha introducido numerosas trabas a una actividad que, antaño, se realizaba con total impunidad. Actualmente en ciudades como Santa Rosa, en La Pampa, las tortugas ya no están expuestas al público en las tiendas veterinarias o en las pajarerías, como era habitual años atrás. Son los mismos propietarios de estos establecimientos los que advierten sobre la categoría de especie protegida, y aseguran que sólo ocasionalmente les llegan algunos ejemplares que, con toda cautela, ponen a la venta. En otros lugares, sin embargo, las tortugas de tierra continúan exponiéndose sin ningún pudor, como ocurre, por ejemplo, en el populoso Mercado de Frutos de El Tigre, sobre el delta del Paraná, al norte de Buenos Aires.

La complicada rehabilitación de las tortugas cautivas, junto a la ausencia de centros especializados y planes específicos de reintroducción en el medio silvestre, hacen que el destino de los ejemplares decomisados sea un auténtico problema. Generalmente son los zoológicos los encargados de acoger a estos animales. También en estas instalaciones, los particulares dejan a las tortugas cuando estas crecen demasiado y se convierten en una molestia. Otra práctica muy habitual, como es soltar a los ejemplares en el campo, entraña muchos riesgos ya que, al ser portadores de numerosas enfermedades, pueden originar graves mortandades en las poblaciones silvestres.

Fuente: http://www.cienciahoy.org.ar/

—-

Tráfico ilegal de tortugas y aves

Gendarmería Nacional detuvo a un santiagueño que llevaba 150 tortugas de tierra y 30 aves autóctonas.

La Gendarmería Nacional continúa prestando su apoyo para la prevención y control del tráfico de animales en el territorio provincial.- Foto: Archivo El Litoral

trafico fauna ilegal aves

Corresponsalía Esperanza 

“Lo que usted compra, la naturaleza lo paga” dijo el guardafauna esperancino Juan Martín Mastropaolo, luego del procedimiento realizado por Gendarmería Nacional, cuando se secuestraron 130 tortugas de tierra adulta y 30 aves autóctonas.

El inusual procedimiento llevado a cabo ayer, alertó a los numerosos pasajeros que se encontraban en la Terminal de Ómnibus de Rafaela, cuando un hombre oriundo de Santiago del Estero quedó detenido y confiscada su carga.

El operativo se realizó a las 12.30 horas en la terminal, cuando el sujeto interceptado se disponía a viajar. Había partido desde Santiago del Estero y hecho un trasbordo en Rosario.

Una llamada anónima alertó a personal de Gendarmería Nacional con base en Rafaela, que rápidamente se hizo presente en el lugar, deteniendo al traficante, y secuestró 130 tortugas de tierra adultas y 20 de tamaño menor. También fueron secuestradas 30 aves autóctonas como cardenales, reina moras y jilgueros.

trafico ilegal tortugas

Estado “deplorable”

Los animales fueron trasladados a la sede de Gendarmería en Rafaela donde Mastropaolo se hizo presente para evaluar las condiciones en las cuales se encontraban los animales.

Al respecto el guardafauna esperancino explicó que, tras labrarse las actas correspondientes, se procedió a liberar a las aves en cercanías de la ciudad de Esperanza.

“El estado de las tortugas era realmente deplorable, debido a la falta de alimentación y la deshidratación” detalló, y contó que inmediatamente se les suministró agua y alimentos para salvar sus vidas. Pese a ello, tres tortugas habían muerto de sed.

Además, Mastropaolo indicó que las tortugas serán liberadas en un espacio de 7 mil hectáreas de monte en la zona fronteriza entre Santa Fe y Santiago del Estero.

Hay que recordar que la tenencia de estos animales está prohibida en la provincia y en la Argentina, por las leyes Nacional Nº 22.421 y Provincial Nº 4.830.

Fuente: http://www.ellitoral.com/

Tráfico de fauna: tercera actividad ilegal en el mundo

Argentina es uno de los países generadores de mercados de especies silvestres, además de constituirse como lugar de tránsito y tráfico. Es por esto que un proyecto de investigación de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNR estudia el uso y aprovechamiento de la fauna silvestre en comunidades rurales y su implicancia en el tráfico ilegal a nivel nacional. Las tortugas, iguanas, boas, pumas, zorros y vizcachas son algunas de las especies más traficadas.

Tráfico de fauna: tercera actividad ilegal en el mundo

El tráfico de fauna implica toda actividad ilícita vinculada al comercio de especies silvestres y/o sus partes. Incluye tanto a las especies vivas como muertas y sus partes, por ejemplo pieles y plumas, entre otras. Enrique Richard, director del proyecto cuenta a InfoUniversidades que “es un mercado que se posiciona tercero a nivel mundial después del mercado de las armas y las drogas”, y asegura que “Argentina es un país tanto de tránsito del tráfico de especies, como generador de mercados internos y externos para especies silvestres a servir de ‘mascotas’”.

El estudio apunta a generar un aporte de información acerca de las economías en el entorno ecológico, las diferentes modalidades de utilización de los recursos, los contextos históricos socioculturales y económicos y las motivaciones para la colecta de especies silvestres cuyo destino es el tráfico ilegal. “Se espera dilucidar el circuito completo de tráfico de especies, desde el colector primario al consumidor final. Y que esta información sustentada en la investigación habilite el diseño de políticas de manejo del medio y de educación ambiental que se adapten a la problemática social – económica y ecológica regional y no tanto a los objetivos idealistas que en general mueven estas políticas”, explica Richard.

Con este fin, se analizaron comunidades rurales secundarias de la ecoregión del Chaco occidental de la provincia de Santiago del Estero, y se tomó como ejemplo el área que corresponde a la localidad de Loreto, un lugar indicado por los propios traficantes como fuente de la mercadería que comercian.

La investigación se lleva a cabo mediante visitas a los colectores primarios y la convivencia con ellos. Luego, acercándose a los colectores secundarios como “curiosos” en sus actividades comerciales intenta obtenerse de allí la información acerca de qué hacen y de qué manera. “Es un trabajo de ingeniería social muy complejo -agrega el director-, porque implica ganarse la confianza, y tratándose de actividades ilícitas es difícil. Las conversaciones, una vez lograda la confianza, son dirigidas en forma críptica a la información que se desea obtener”.

Algunas de las especies traficadas son las tortugas, iguanas, boas chicas, cardenales, jilgueros dorados, zorrinos, zorro gris, pumas, liebres criollas, y vizcachas. Éstas se venden como mascotas, para danzas exóticas (Boas), o sus pieles en talabarterías o casas de artesanías. El manejo del tráfico es en base a una estructura organizada, a nivel mundial, que se compone de un centro de acopio de las especies demandadas en el norte del país. “Se utiliza el sistema de rutas nacionales para canalizar la ‘mercadería’ a los principales centros de consumo o reventa, como Buenos Aires y Córdoba. Esto se realiza con camiones que portan otro tipo de mercadería y obtienen ingresos extras por esta actividad”, explica el investigador.

Otro dato interesante que se obtuvo es la ganancia de los distintos intervinientes en el tráfico y el precio final que adquieren las especies comercializadas. En palabras de Richard: “Los márgenes de ganancia para el colector primario, es decir el primer eslabón en la cadena son insignificantes. Los colectores secundarios, los que compran la mercadería y la acopian, tienen márgenes más significativos de ganancias. Por ejemplo, una tortuga de tierra pequeña (las de mayor precio de venta) es comprada al colector primario a un precio que oscila entre 3 y 5 pesos, el colector secundario la vende luego a un precio entre 15 y 20 pesos y termina en un Pet Shop de algunas de las localidades de destino a un precio final de entre 35 y 50 pesos”.

Si bien la investigación revela cómo opera la red nacional y su esquema, su aporte fundamental reside en que “otorgará los insumos necesarios para delinear las políticas educativas que apunten a revertir esta situación educando al consumidor, ya que sin consumidor no hay demanda y, por lo tanto, no hay tráfico. En el proyecto se resalta la idea de que esta actividad no mejora la calidad de vida de los habitantes rurales y, por el contrario, los empobrece más, al canalizar, en el circuito del tráfico, especies y volúmenes que cumplen una función importante en el ecosistema y en el sostén de su propia economía”.

El proyecto es financiado por EcoDreams, Consultora Ecobiológica y Académica Internacional.

Silvana Di Stéfano
sdistefa@unr.edu.ar
Dirección de Prensa
Secretaría de Comunicación y Medios – Dirección de Prensa
Universidad Nacional de Rosario
Fuente: http://argentinainvestiga.edu.ar/

Tráfico de tortugas y fauna en Argentina

Nuestro país; como muchos países subdesarrollados y con gran biodiversidad es uno de los lugares donde el tráfico de fauna hace estragos. Estamos incluidos entre los países productores. Los países desarrollados son los países consumidores, los que compran los especímenes (no usamos las palabras exportador e importador porque las mismas se usan solamente en caso de “importación-exportación legal”, que también existe). El único país que posee ambas categorías (productor y consumidor) es Australia.
trafico ilegal tortugas
El tráfico produce en nuestro país un movimiento de al menos U$S 150.000.000 (según la Policía Aeronáutica puede llegar hasta al menos los U$S 400.000.000, según otros datos). Es de aclarar que este tráfico al ser ilegal no genera divisas al país sino que simplemente genera ganancias a los pocos particulares involucrados en la actividad.
El tráfico comienza en regiones rurales marginales, alejadas de los centros urbanos donde sus habitantes, en general en condiciones de extrema pobreza, realizan dicho tipo de caza como una forma de subsistir. Esta actividad es mucho mayor en el norte de nuestro país por su mayor biodiversidad. Si bien la caza de animales para su tráfico es una forma de subsistencia para los cazadores, esta actividad a la larga va afectando la ecología del lugar donde habitan, produciendo el exterminio de las especies que cazan (y a la vez otras asociadas a ellas) condenando a la zona a la extinción de su fauna -a veces también flora- en pocas décadas.
Al cazador se le paga una suma ínfima por cada captura, por ejemplo: en Santiago del Estero al cazador se le abonan U$S 0,38 por tortuga (cazan cerca de 20 al mes por persona) y en New York esa misma Tortuga se vende en U$S 35,00 un precio modesto ya que el comercio de especies se rige por el principio de “cuanto más raro, más caro”. En Europa algunas especies de papagayos se pagan más de U$S 10.000,00.
Uno de cada diez animales cazados llega vivo a su destino, lo que no le garantiza mayores posibilidades de vida ya que se calcula que de las tortugas en cautiverio el 80 % muere antes de los tres años de edad. Los animales mas requeridos son los loros, papagayos, monos y tortugas.
Nuestro país está suscripto a la Convención Internacional sobre Comercio de Especies de Fauna y Flora silvestres amenazadas (Cites). La CITES establece distintas categorías para las especies según el grado de peligro en que se encuentren. El apéndice I, incluye a las especies que están en peligro de extinción por lo cual queda prohibido su comercio entre todos los países signatarios de la convención.
trafico ilegal tortugas
Dicha prohibición se refiere al comercio internacional y se incorpora a la Ley de Fauna (22421/81), que prohíbe la venta en el país de ejemplares de la fauna autóctona. Esta ley fue reglamentada por el decreto 666/87. Este decreto se hace extensivo hasta las especies silvestres que se hallen en grave retroceso numérico, regula el modo en que debe procederse al tránsito interno dentro del país de los animales que se van a exportar y a la documentación que los mismos deben poseer. Todo animal que se exporte o que se venda dentro del país (para el caso de animales de criadero o importados) debe tener una documentación llamada “guía” que identifica al animal desde su origen. A su vez, el mismo decreto determina que la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable debe promover planes y programas tendientes a asegurar la protección de estas especies y de su hábitat específico.
Se trata no sólo de cuidar las especies sino el hábitat todo, ya que muchas especies además de su caza ilegal se ven amenazadas por la destrucción de su medio: desmontes, avance del ganado, etc. Esto pasa por ejemplo, con el emblemático Yaguareté, que si bien poco es lo que se caza para traficarlo por su piel (ya que las pieles de felinos manchados no tienen un precio alto en el mercado) la destrucción de su hábitat lo lleva a merodear cerca de los campos de ganado, lo que le asegura su muerte.
Actualmente se llevan a cabo proyectos de reproducción de animales en cautiverio utilizando incluso los mismos ejemplares decomisados que ya no podrán volver a la naturaleza.
Especies autóctonas incluidas en CITES- Apéndice I:Todos los felinos manchados (yaguareté, ocelote, etc.), guacamayo azul, yacaré overo, tortuga falsa carey, tortuga verde, tortuga laud, ñandú petiso cordillerano, harpía, yacutinga, chorlo boreal, guacamayo amarillo, loro cara roja, tatú carreta pichiciego menor, y mayor, zorro rabón, lobito de río, nutria patagónica, nutria marina, lobo gargantilla, yaguarundí, chancho quimielero, vicuña, venado de las pampas, ciervo de los pantanos, huemul, huemul del norte, chinchilla chica y grande, ballena jorobada, ballena azul, ballena austral, tapalcuá panza clara, aguila viuda, guacamayo verde, maracaná afeitado, catita cabecita roja, cóndor andino, quirquincho de la puna, mulita orejuda, tuco-tuco jujeño, pudú.
Fuente: Barrameda.com

Polémica por la creciente comercialización ilegal de animales

04/06/14

Ayer se detuvo a un vehículo que trasladaba Coipos (falsas nutrias) y Carpinchos sin licencias. Un mercado negro enorme y sin controles.

El comercio ilegal de animales es uno de los delitos más silenciosos y a la vez nocivos de la actualidad: no sólo atenta contra la fauna autóctona de las regiones sino que la caza furtiva es también una de las razones fundamentales del desequilibrio de los ecosistemas. A pesar de esto, en Argentina es muy poco lo que se sabe al respecto y los especialistas insisten en la necesidad de realizar una gran campaña de concientización.

La temática se puso en discusión ayer cuando Gendarmería informó que se detuvo un vehículo en el peaje Zárate-Brazo del que se incautaron 12 ejemplares vivos juveniles de Coipo (comúnmente llamado Nutria), 10 ejemplares faenados de Coipo y medio de Carpincho. Las autoridades confirmaron que la totalidad de los animales carecían de documentación de origen y tenencia, lo cual confirmó que se trataba de un delito de comercialización ilegal.

“Este es un problema que tenemos a nivel mundial. El comercio de animales es el tercer negocio del planeta, luego de la venta de drogas y armamento”, contó a Hoy Fernando Pedrosa, veterinario y director de la granja educativa y parque temático de la fauna autóctona “Yku-Huasi”, del municipio de Islas Malvinas. 

El experto insistió en la importancia de generar concientización para frenar este tipo de intercambios: “Sobre algunas especies, como la tortuga de tierra -que está casi extinta-, se tiene más conciencia gracias a las campañas que se realizaron. Nunca hay que dejar de hacer ese trabajo”, dijo.

Cumplir la ley

En la Argentina existen una serie de normas que regulan la captura de fauna silvestre. Cada año, las provincias tienen la potestad de evaluar a las especies autóctonas para saber en qué situación están (cantidad, riesgos de extinción, etcétera) para luego dar a conocer el cupo de animales que se pueden cazar. “Lo mejor siempre son los criaderos pero esto es lo que sucede con las Nutrias, las falsas nutrias o Coipos y los Carpinchos”, apuntó Pedrosa.

Sin embargo, el problema radica en que desde la Dirección Nacional de Fauna no se realiza una articulación de la legislación de cada provincia y es allí donde aparece una especie de “vacío” que permite la proliferación de comerciantes ilegales, como los que se detuvieron ayer.

A toda esta situación, Pedrosa agregó la falta de recursos por parte de la Dirección Nacional de Fauna: “Tiene muy pocos inspectores y camionetas para realizar operativos. Entonces, sólo se movilizan para situaciones grandes y no por un hombre que esté vendiendo diez loros en la ruta”.

Mundial de Brasil: prohibido el traslado de alimentos, plantas o mascotas

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) informó que los argentinos que viajen al Brasil por el Mundial de Fútbol no podrán retornas a nuestro país con alimentos, plantas ni mascotas. El objetivo es prevenir la entrada al territorio nacional de plagas y enfermedades foráneas.

En este marco, las autoridades informaron que los pasos fronterizos estarán controlados por personal de SENASA. La medida pretende conservar la calidad e inocuidad de los agroalimentos que se consumen en el mercado interno y que se exportan a países de todo el mundo.

Finalmente, desde la entidad aconsejaron a los viajeros a informarse previamente a través de las oficinas, del sitio web www.senasa.gov.ar, comunicándose telefónicamente al 0800-999-2386 o enviar su consulta a consultaviajero@senasa.gob.ar.

Los argentinos preocupados por el medioambiente

La primera encuesta de alcance nacional sobre temas de medio ambiente, que realizó la Fundación Vida Silvestre, mostró que la mayoría de los argentinos creen que la situación del país en este tema empeoró en los últimos cinco años. Así lo aseguró el 63% de los encuestados, y el 84% consideró que la Argentina está utilizando sus recursos naturales sin tener en cuenta el futuro.

Además, el trabajo realizó un mapeo de cuáles son los problemas ambientales del país y los argentinos destacaron como problemáticas urgentes cinco puntos claves. El cambio climático picó en punta y un 21% de los encuestados manifestaron su preocupación por esta situación. Segunda en el ranking de preocupaciones se ubicó, sorpresivamente, la contaminación del agua y la falta de políticas públicas tendientes a modificar esta realidad. Las otras amenazas ambientales detectadas fueron: la creciente cantidad de basura, la tala indiscriminada de árboles y la extinción de especies autóctonas.

trafico ilegal tortugas
Fuente: Facebook.com/FaunaVets

Tráfico y venta ilegal de animales:

Las especies de fauna silvestre están protegidas por la normativa nacional, por lo tanto no se permite su comercio salvo en casos excepcionales como:

• las declaradas plaga o perjudiciales
• las criadas en cautiverio
• las domesticas
• las importadas legalmente
• las que se obtienen a partir de cupos de extracción legislados

Si bien las especies (animales, productos y subproductos) incluidas en el listado anterior pueden ser comercializadas, deben cumplir con las normativas vigentes que correspondan a su jurisdicción.

Hay que informarse sobre las normativas de cada provincia para saber si las especies en cuestión están protegidas y si es permitida su comercialización.

 

 AnimaNaturalis no avala la venta de ninguna especie animal, este no protegida por la Ley Nacional. Creemos que ningún animal debe ser comercializado, sea urbano u exótico, ya que los mismos no son considerados propiedad por esta organización.
Se pueden denunciar:

*Comercios, Veterinarias, Pet Shop’s, Ferias, etc. que realicen venta ilegal de animales (sean aves, mamíferos o reptiles), productos o subproductos derivados de la fauna silvestre.
*Personas, organismos, etc. que tengan en su poder animales derivados de la fauna silvestre que se encuentran en peligro de extinción.
*Personas que realicen transporte, acopio, caza o recolección de forma ilegal.

Datos necesarios para realizar las denuncias:

Los datos que se encuentran a continuación son importantes para la denuncia que se está realizando.

• Dirección postal o jurisdicción del lugar donde se está realizando el ilícito (Calle, Numero, C.P., Localidad, Provincia.)
• Horario de atención (si es un comercio) o en el que se observa el ilícito (en otros casos)
• Teléfono y/o mail del lugar o persona
• Especies (si es posible, indicar nombre vulgar, nombre científico, cantidad de ejemplares, etc.)
• Observaciones (cualquier dato que pueda aportar a la denuncia: precio, estado sanitario del animal – como por ejemplo falta de plumas en el caso de aves-, tipo y tamaño de las jaulas, etc.)
¿En dónde puedo efectuar la denuncia?

Se debe tener en cuenta la jurisdicción en la cual se realizo o se está realizando el ilícito, ya que de ello va a depender la vía a través de la cual se dará curso a la misma.

*En Capital Federal, o cuando implica inter jurisdicción provincial (por ejemplo: se encuentran animales o productos a la venta en la provincia de Buenos Aires, procedente de animales silvestres pertenecientes a otras regiones del país), transito interprovincial, puertos, aeropuertos, ferrocarriles o rutas nacionales, es jurisdicción Federal. En estos casos la denuncia debe realizarse en:

Dirección de Fauna Silvestre – Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Correo Electrónico: faunadenuncias@ambiente.gov.ar
TEL.: (011) 4348-8560 / 8559
Fax.: (011) 4348 8534
Dirección Postal: San Martín 451, Capital Federal.

 
*En Provincia de Buenos,

Departamento de Flora y Fauna – Dirección Provincial de Recursos Naturales
Correo Electrónico: adconrec@maa.gba.gov.ar
TEL. FAX..: (0221) 429-5312/5321/5360/5363/5206
Dirección Postal: Calle 12 y 51, Torre 1, CP: 1900, La Plata.

 

*Interior del país, En este caso la jurisdicción del ilícito depende exclusivamente de la provincia donde el mismo se realice. Por lo tanto la denuncia debe tramitarse en la Dirección de Fauna correspondiente.
Para obtener los datos ingresar a: www.ambiente.gov.ar donde encontrara el listado por provincia. También se pueden consultar los datos actualizados a través de los teléfonos de Fauna Nación.

Otras opciones para denunciar venta y tráfico de animales:

 
En todo el país,

• GENDARMERIA NACIONAL ARGENTINA
Tel. para denuncias: 0800-888-8804
Tel: 4310-2589/2869/2870
Tel. /Fax: 4310-2589
asuntosambientales@gendarmeria.gov.ar
proteccionambiental@gendarmeria.gov.ar

En Capital Federal,

 

• Policía Federal Argentina “Línea Verde” para Capital Federal
(011) 4384-0480/4383-9586/4381-3110 / 4346-7000 (teléfono y fax)
Emergencia ambiental: 105
ecologicopfa@yahoo.com.ar / ecologico@policiafederal.gov.ar
Aclaración: Debe tenerse en cuenta que la PFA, solo considera válidas las denuncias que se hacen
personalmente en las distintas delegaciones y con la firma del denunciante.

Fuente: http://www.animanaturalis.org/

 

—–

 

 

FIRMAR AHORA LA PETICIÓN: 

https://www.hagamoseco.org/p/tucasanoesmicasa

2 Comments
  1. Enhorabuena por este post, me gusta mucho cuando se explican las cosas con claridad y no se anda con rodeos la gente, intentando explicar yo que se que……Un besito

Comments are closed.